Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

RISA TERAPÉUTICA: ENTRENANDO EL BUEN HUMOR

Como ya lo predicaran Erickson, Beck o Ellis entre muchos otros, y tal como lo aprendemos los profesionales del comportamiento humano a lo largo de nuestra carrera profesional, es de relevancia mayúscula que el psicólogo posea y demuestre un buen y gran sentido del humor a sus pacientes (que no comportamiento irrisorio) durante y a lo largo de la mayoría de sus intervenciones terapéuticas con los mismos, además de consigo mismo. La finalidad no es otra que la de servir de ejemplo de comportamiento al paciente y que éste finalmente se contagie del buen humor, lo aprenda, y aprehenda ese sentido del humor con el que pueda desdramatizar con facilidad los pequeños errores de la vida.

Además, de ayudar a ambos, paciente y profesional, a relativizar con mayor ingenio y seguridad cualquier situación de su rutina diaria.
Sin embargo, lo que el psicólogo no aprende en sus años de carrera, ni tampoco en su experiencia profesional, y por tanto tampoco podrá enseñar a menos que aprenda y entrene por su cuenta, es su capacidad de ingenio humorístico. O lo que es lo mismo: Su sentido del humor.
Si bien es cierto que la mayoría de los profesionales del comportamiento humano cuentan con este recurso, también lo es que muchos han de adquirirlo, y que en definitiva todos, tienen momentos más o menos álgidos en su vida que lo desgastan o disminuyen, por lo que siempre habrán al menos de entrenarlo. Y lo mismo ocurre, claro está, con las demás personas incluídos los pacientes. ¿Cómo entrenar el buen humor ante la vida?
Actualmente contamos con bastantes menos recursos y metodologías de las que nos gustaría para entrenar esta importante habilidad. La totalidad de la humanidad, sin excepciones ni diferencias de raza o cultura, está de acuerdo en admitir la sonrisa y la risa como la expresión más natural y certera de bienestar humano, y sin embargo, esa sonrisa que tanto busca cualquier profesional sanitario, ya sea psicólogo, otorrino o cirujano, no cuenta aún con una intervención lo suficientemente reconocida para su tratamiento, muy a pesar de su existencia, de sus bases científicas y de las bases médicas que la sustentan, o no al menos con el reconocimiento que merece.

Suscríbete a la newsletter para estar al tanto de todas nuestras entradas

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.